Un buen empaque de producto cumple varias funciones en el desarrollo de tu negocio. Además de proteger la mercancía e identificarla, sirve para crear un vínculo comercial entre tus consumidores y tus productos.

Este proceso logístico cierra con broche de oro todo el esfuerzo que hubo detrás de la venta. Conocer estos detalles para optimizar el empaquetado de tus productos te permitirá incrementar el potencial de tu empresa.

¿Por qué es importante hacer un buen empaque del producto?

Más allá del tipo de producto y lo delicado que deba ser su proceso de empaque, durante la entrega existen riesgos que pueden perjudicar tus ganancias y la calidad del servicio. Por ejemplo, caídas o accidentes que maltraten el producto, confusiones entre las entregas o un material de empaque vulnerable y frágil.

En este sentido, el empaque de un producto juega un papel protagónico hasta que este se encuentra en las manos de un cliente feliz. De hecho, cumple una triple función en la logística comercial:

  • Protege correctamente el producto de golpes externos o un viaje agitado.
  • Identifica claramente el contenido y simplifica su clasificación y correcta entrega.
  • Es una carta de presentación del profesionalismo detrás del producto.

Tanto el , como las condiciones en las que tus clientes reciban el producto, dirán mucho acerca de tu empresa y puede impactar en la reputación de tu marca. Además, es importante para todas partes que el producto llegue intacto.

Cómo hacer el correcto empaquetado de tus productos

El empaque exterior de un producto tiene que ser resistente, firme y estable, además de contar con un etiquetado eficiente y legible. Para lograr que cumpla con todas estas funciones, presta atención a los siguientes consejos:

1. Material de empaque y envoltura

El tipo material de empaque que utilices, dependerá en buena medida de las características de tu producto: fragilidad, peso y volumen. Asegúrate de utilizar productos resistentes de la mejor calidad para evitar perjuicios. Por ejemplo, el grosor y tipo de cartón de la caja y su estabilidad estructural deben ser proporcionales al volumen del contenido y la forma en que se administre en el interior.

Además, según los tipos de empaque que utilices, debes asegurarte de que la cinta adhesiva sean de buena calidad. Todo esto, junto con los materiales de relleno y las capas de envoltura, deberás contemplarlo en tu presupuesto logístico.

2. Soportes de protección

Lo mejor es que centres los artículos dentro de la caja y rellenes muy bien los espacios sobrantes. El empaque de un producto debe proteger y evitar que choquen contra las paredes del mismo. Para ello, existen materiales, como el papel, plástico de burbujas o espumas aislantes diseñados para amortiguar cualquier golpe externo que pueda sufrir durante el traslado.

3. Método de identificación

Sin importar los tipos de empaque que utilices, debes asegurarte de incluir en tu proceso logístico un sistema de etiquetado e identificación que te permita clasificar y orientar a quien realice la entrega. Esto evitará confusiones incómodas y simplificará todo este proceso.

Simplifícalo con Pakke

A fin de que te ocupes en la producción y desarrollo de tu negocio, ha diseñado una solución que te facilita el empaque, identificación y entrega de todos tus productos. Esto te permitirá:

  • Mejorar tus tiempos de entrega.
  • Asegurarás una presentación profesional con un material de empaque de excelente calidad.
  • Ahorro en costos de almacenamiento, logística y envíos puerta a puerta de tus productos.

Con Pakke, puedes delegar el proceso logístico de almacenamiento, clasificación, seguimiento y entrega de todos tus productos con la posibilidad de hacer seguimiento a cada orden por medio de la