Para que tus productos lleguen en tiempo y forma a tus clientes es necesario preparar tus paquetes con los materiales correctos. Frecuentemente creemos que el embalaje no es necesario, pero de esto va a depender que sean entregados en buen estado. A continuación te explicamos los puntos más importantes a tomar en cuenta.

 

1. Elige la caja adecuada

Lo ideal es tener hasta cuatro diferentes tamaños de cajas, así te ahorrarás costos de stock de cajas según el tamaño de cada producto. Además, podrás encontrar mejores precios si compras las cajas por paquete y no por pieza.

Por otro lado, es importante que consideres la resistencia de la caja, la cual se mide en ECTLa mayoría de las cajas van de los 26 hasta los 32 ECT. Si comercializas productos delicados, entonces elige cajas de mayor ECT que te brindan mayor protección. Es muy importante que realices tus envíos en cajas nuevas, ya que las usadas o recicladas pueden romperse fácilmente por pérdida de resistencia.

Sobre las dimensiones y peso máximo, la mayoría de las mensajerías aceptan cajas de hasta 270 cm de longitud y un peso de 68 kg.

 

2. Elige el material de empaque

Para garantizar la máxima protección debes colocar de 3 a 5 cm de material de relleno en todas las direcciones. Puedes elegir entre el plástico burbuja (que es relativamente económico) o espuma (que se vende por rollo) para envolver los productos que no son tan frágiles. Los productos delicados tendrás que acompañarlos de materiales que agreguen más volumen, por ejemplo: los cacahuates de espuma (chips) o almohadillas de aire (que se venden por rollo y que, sin considerar la máquina, son más económicas que el cacahuate de espuma).

 

3. Al empacar…

Sigue la lista de empaque (packing), cuida la seguridad de tus clientes mediante el uso de cubre bocas, mete una copia de la lista de packing al interior (no pegada por fuera), cierra e identifica la caja (con el mismo número de orden para que te sea mucho más fácil relacionar el contenido con el cliente al que va destinada).

 

4. Genera la guía de envío

Lo ideal es generar la guía de envío una vez que la caja está cerrada y ya tienes el peso y medidas finales. Esto te ahorrará muchos contratiempos con las mensajerías. Específica claramente la dirección completa, sin exceder 30 caracteres y sin truncar.

En caso de contenido de alto valor o que pueda dañarse fácilmente, no olvides tomarle una fotografía antes y después de cerrar la caja. Esto te puede ser de utilidad a la hora de hacer una reclamación por daño.

 

5. Coloca la guía y etiquetado

Elige la cara más visible y no coloques la guía en la unión de las tapas. Por último, si tu mercancía es frágil, no se puede mojar o debe mantenerse en cierta posición, no olvides pegar las etiquetas correspondientes.

 

Si quieres saber más sobre qué materiales necesitas para obtener un embalaje a la altura de los productos que vendes, cuidar que tus paquetes lleguen sin daños y tener más clientes felices, te invitamos a ver el video completo de nuestro webinar ¡Dale click aquí y no te lo pierdas!